No un oficio como otra cualquiera.

Articulo para Revista Peonza

No un oficio como otra cualquiera

de Miguel Tanco

 

Cuando era pequeño iba a la escuela con la lágrima preparada y un extraño sentimiento de culpa. Provenía de una sensibilidad que en la vida diaria me acarreaba demasiados problemas, demasiadas burlas de otros niños. Hay que tener la piel un poco dura para un recreo despiadado.

Por las mañanas cuando voy al estudio en bicicleta me reconozco en ese niño, es una alegría disponer ahora de esa sensibilidad y no haberla entregada con el tiempo a otra profesión o a otra vida distinta.

 

He aprendido que para ilustrar o escribir libros para niños no se aceptan los medios tonos, las rutinas o la estabilidad. Quizás a usted esto le puede parecer obvio , pero yo tenía esa idea un poco naíf que el hacer libros era un ejercicio artesanal, como hacer un jarrón con el barro .
Es también un ejercicio de desarrollo espiritual que hay que alimentar cada día , en cada momento. Naturalmente hay un enorme beneficio personal en esa exploración del alma y esa es la mayor recompensa recibida. Sería de iluso insinuar que todo formaba parte de un plan trazado en el tiempo. No tengo la menor idea de como ha llegado hasta este punto y tampoco sé como sería el proceso de aprendizaje de otra persona.

 

El único consejo que me permito dar a jóvenes ilustradores es transmitir la idea que todos pasamos a través del mismo proceso y la diferencia está en como lo vives. Estar perdido, con dudas, está presente en todos nosotros y nunca se alcanza un estado de equilibrio .La diferencia quizás esté en la perseverancia . No es fácil estar todo el día sentado sin que una línea aparezca, es parte del trabajo y hay que aceptarlo. Nunca será más fácil y nunca te acostumbrarás a ello.

 

Lo que trato de decir es que esta profesión es algo más que hacer algo que te apasiona , es una apuesta de uno mismo con la sociedad. En el caso de los niños la sociedad todavía no se ha impuesto y son más libres ,más originales, con más personalidad, y se expresan sin imposiciones. Los autores deberíamos aspirar a las mismas virtudes sin olvidar el adulto que somos. Se lo debemos al niño que fuimos.

 

 

 

 

No un oficio como otra cualquiera.Miguel Tanco
20

2 comments on "No un oficio como otra cualquiera."

  1. Daniela Beracochea on

    Paaa, me encantó Miguel! La verdad que es tal cual.
    La sensibilidad que te agarra y uno se expone ahí en la hoja tal cual es…tal cual siente.
    Justo leo ésto mientras trabajo, sentada hace horas tratando de resolver
    unos dibujos que todavía son conceptos sin forma.
    El proceso creativo, hermoso y por momentos angustioso…o raro al menos.
    Gracias por compartirlo!

Leave a Reply

Your email address will not be published.